Ir al contenido principal

¡Viva la ópera!

2021 es un año en el que la ópera adquiere gran protagonismo al conmemorarse el centenario del nacimiento de los famosos tenores Giuseppe Di Stefano (1921-2008), Franco Corelli (1921-2003) y Mario Lanza (1921-1959), y cumplirse cien años del fallecimiento del también aclamado cantante Enrico Caruso (1873-1921).

La ópera es uno de los espectáculos más completos, intensos y emocionantes que continúa vivo pese a formar parte de la vida cultural europea desde hace más de 400 años. Hasta no hace mucho tiempo, la gente acudía a la ópera a divertirse, como hoy se puede ir al cine, al teatro o a un musical. Los valores que la hacían entretenida y apasionante siguen formando parte de su esencia. En la actualidad se siguen escribiendo nuevas óperas, que se van incorporando a los repertorios y se recuperan algunas que pasaron de moda. La escenografía también se renueva siguiendo las tendencias más modernas y los directores de escena tienden a descontextualizar las óperas cambiando el lugar y la época de las versiones originales. Estas visiones atrevidas desvelan la universalidad de las historias que se cuentan, pero también son objeto de polémica.


Aunque existen muchos estilos y algunas óperas son más accesibles que otras, en general, todas son asequibles para cualquier persona con ganas de pasar un buen rato, solo hay que acercarse a ellas de forma natural, olvidando los tópicos que las rodean. 

Hoy en día contamos con todos los recursos necesarios para deleitarnos con la ópera. En internet o en la biblioteca tenemos a nuestro alcance resúmenes de los argumentos, libretos, información sobre los compositores y los cantantes, grabaciones, y muchas cosas más, que facilitan entrar en el mundo de la ópera sin complejos y disfrutar como el más entendido.

Como en cualquier tema hay mucho que aprender, pero unos conocimientos básicos que vamos a desarrollar a continuación son suficientes para comenzar a entenderla y disfrutarla. 

Las óperas no tienen siempre la misma estructura, pero en general constan de una obertura y de tres o cuatro actos divididos en cuadros y escenas

La obertura es una especie de introducción, que en ocasiones recibe el nombre de preludio, dónde aparecen los temas musicales de la primera escena o de toda la ópera. Generalmente es una pieza orquestal breve que se ejecuta antes de subir el telón, con la intención de que los espectadores se familiaricen con la obra. Muchas oberturas, especialmente las de los primeros compositores italianos, comienzan con un fuerte acorde para captar la atención del público. Suelen durar unos minutos, pero los preludios de Parsifal o Tännhauser de Wagner, llegan hasta los 15 minutos.

Los actos vertebran la estructura dramática de la ópera como en una obra de teatro. En la partitura, al principio de cada acto, aparece la descripción detallada del lugar dónde se desarrolla y de los personajes que intervienen. Los cuadros establecen el ambiente propicio a cada situación de la trama mediante los decorados y las escenas marcan los cambios de personajes a lo largo de la obra.

Los coros, arias, arietas, recitativos, números de conjunto (dúos, tercetos, cuartetos, etc.) y ballets se van sucediendo en función del argumento de la ópera.

Siguiendo con la terminología operística, vamos a hablar del aria o canción interpretada por un solista que en general comprende a las piezas melódicas, que contrastan con la parte recitada (recitativo). El aria permite al cantante expresar los sentimientos del personaje que representa y lucir su voz. La arietta, es un aria más breve y por lo general más ligera. En las óperas belcantistas, se suelen emplear los términos cavatina cabaletta. La cavatina es un aria lenta, expresiva y melódica o designa a la primera parte de un aria con las mismas características. La cabaletta  es la parte conclusiva del aria o el aria rápida en la que el cantante despliega su virtuosismo vocal y que generalmente acaba en un agudo final mantenido para deleitar al público.

Los dúos, tercetos y cuartetos son arias escritas para dos, tres o cuatro personajes principales y como colofón de algunas escenas suele presentarse el concertante, compuesto por varios personajes (de seis a nueve) entre los que se distribuye el canto. También hay pasajes compuestos exclusivamente para coro que se utilizan para representar acciones de multitudes.

La voz es el instrumento más representativo de la ópera, siendo lo más frecuente diferenciar entre voces adultas femeninas y masculinas.

Las voces de mujeres, de más aguda a más grave, se denominan sopranos, mezzosopranos y contraltos, mientras que en que los hombres encontramos tenores, barítonos y bajos. Esta clasificación se realiza en función de la tesitura o la parte del registro o extensión total de una voz, en el que se produce la mejor calidad sonora y que por tanto se usa más frecuentemente. Coloratura es otro término empleado en la ópera para designar la habilidad de las sopranos para realizar notas muy rápidas o adornos dentro de su tesitura.

Las sopranos y los tenores suelen representar los papeles protagonistas en las óperas. Tradicionalmente son los cantantes más reconocidos y que en ocasiones responden al prototipo de divo. La espectacularidad de sus agudos, sobreagudos y agilidades vocales son un gran reclamo para el público. 

Para escuchar por primera vez una ópera, lo mejor es buscar una que no sea muy larga con un argumento que nos resulte atractivo y escucharla gradualmente en diferentes sesiones. 

Comenzaremos por oír solamente la obertura y algunos arias y números de conjunto interpretados por los personajes principales. Muchísimas de estas partes os resultarán familiares porque las conocemos a través de la publicidad o del cine. Después ya no será difícil que os apetezca escuchar la ópera completa.

Hay óperas románticas que cuentan desgarradoras historias de amor, grandes tragedias y dramas clásicos, mientras que otras son cómicas y cuentan con argumentos muy simples que facilitan que nos centremos en escuchar el maravilloso canto y la música.

Entre las óperas más representadas y atractivas podemos destacar: La BohémeTurandotEl barbero de SevillaCarmen, La Traviata , RigolettoAída, Otello,  Las bodas de FígaroLa flauta mágicaMadame ButterflyToscaLos cuentos de HoffmannPorgy and Bess,  FaustoPayasos o Elholandés erranteaunque hay muchísimas más que seguro que también os pueden cautivar.

Os recordamos también que tenéis a vuestra disposición en la biblioteca Central una colección de óperas en DVD que os puede acercar a la experiencia de ver una ópera en directo.

Finalmente animaros a escuchar la lista de música que hemos creado en Spotify, en la que hemos incluido algunas oberturas, arias y  números de conjunto de la ópera La Traviata de Giuseppe Verdi, de Tosca de Giacomo Puccini y de El Barbero de Sevilla de Gioachino Rossini. 

Cristina Fernández


Comentarios

Entradas populares de este blog

Música para no olvidar

  Cristina Fernández La música, como el resto de las expresiones artísticas, ha sido sensible a las grandes tragedias que han sacudido a la humanidad en el siglo XX. La Primera y la Segunda Guerra Mundial son acontecimientos que no han pasado desapercibidos para muchos compositores, que incluso las vivieron en primera persona. En general, se crearon obras musicales con diferentes planteamientos estéticos, que tienen la capacidad de emocionar o impactar. Son manifestaciones musicales únicas, de una universalidad incuestionable, que penetran en lo más profundo del género humano. Hemos seleccionado cinco obras de autores dispares que se inspiraron en estos acontecimientos históricos: La historia del soldado (1918) de Igor Stravinsky, el Cuarteto para el fin de los tiempos (1941) de Olivier Messiaen, Il canto sospeso (El canto suspendido,1955-56) de Luigi Nono, el Treno a las víctimas de Hiroshima (1960) de Krzysztof Penderecki, y el Réquiem de guerra (1961-62) de Benjamin Britten. En

Mujeres de ciencia y cine

Aunque a lo largo de la historia muchas mujeres han contribuido al avance del conocimiento en todos los campos científicos, la mayoría de estas aportaciones han pasado desapercibidas a nuestros ojos y no se han visto reflejadas en la historia de la ciencia. Que el cine rescate a algunas de estas mujeres y nos cuente sus historias es enormemente útil para contrarrestar esta invisibilidad, inspirar a generaciones futuras, superar estereotipos y fomentar vocaciones científicas. En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en Ciencia éstas son nuestras propuestas sobre científicas en el cine. La mujer científica más representada en el cine es Marie Curie. Sobre la descubridora del radio se contabilizan al menos 6 largometrajes diferentes desde 1943. La Maire Curie de la alemana Marie Noelle (2016) nos relata como Curie se vio envuelta en un escándalo por adulterio que ensombreció el anuncio de su Premio Nobel de Química. En la película, el asunto amoroso relega a un segundo plano su po

Que no pare la música

Es frecuente encontrar personas que manifiestan cierta hostilidad a la música clásica que jamás se han sentado a escuchar un fragmento, ni han acudido a un concierto de este tipo de música. Otros afirman que les aburre o que les gusta mucho, pero que no entienden nada de ciertos estilos. Es comprensible el rechazo a obras musicales que se compusieron hace siglos por músicos tan diferentes a los actuales, que estaban al servicio de la Iglesia o de reyes y aristócratas. Hoy en día se reclama música de fácil consumo y nos estamos olvidando de sonoridades y músicas en las que, entre otros aspectos, están nuestras raíces musicales. La sociedad moderna está perdiendo oído especialmente en países con poca tradición musical. La falta de educación en este arte también justifica muchas de estas actitudes, pero nada está perdido si nuestro objetivo es disfrutar de cualquier obra musical, porque esto está garantizado si nos preparamos para ello.  Para apreciar a fondo la música no es necesario ser