18 nov. 2016

MÚSICA| Leonard Cohen. In memoriam

El pasado 7 de noviembre fallecía el polifacético poeta y cantautor canadiense, Leonard Cohen, a la edad de 82 años. En la Mediateca, queremos rendir un pequeño homenaje y hemos organizado un punto de interés, situado en el hall de la Biblioteca Central, con las obras y discos que tenemos en nuestra colección disponibles para préstamo. Además, hemos elaborado un listado con dicha bibliografía y discografía.
Por otro lado, recordar, a través de estas líneas escritas por Victoria de Lucio y Pepe Burgoa, la repercursión que tuvieron las letras y la música de Leonard Cohen en el mundo del cine.
"Aunque Leonard Cohen no haya escrito, que sepamos, banda sonora alguna, lo cierto es que sus canciones han sido profusamente utilizadas en el séptimo arte. Es indudable que la plasticidad de su voz, unida a la atmósfera que saben crear sus composiciones, lo hacen extraordinariamente atractivo a la hora de ilustrar escenas o imágenes en movimiento.
 Pionero de la utilización de canciones de Cohen para sus películas fue, en los años setenta, Robert Altman, quien incluyó varios temas de Cohen en dos de sus películas: “Los vividores” (1971) y “Un día de boda” (1978). En la primera de ellas, suenan The Stranger SongSisters Of Mercy y Winter Lady; en la segunda, el famosísimo Bird On The Wire. También lo fueron el alemán Rainer W. Fassbinder, también con Bird On The Wire en “La ley del más fuerte”; y el también alemán Werner Herzog, que incluyó tres canciones de Cohen en su “Fata Morgana” (1971): SuzanneSo long, Marianne y Hey, That’s No Way To Say Goodbye.
 Los años ochenta no supusieron una particular presencia de Cohen en el cine. De esta década destaca, sobre todo, la obra de Jean-Luc Godard “Grandeur et décadence” (1986), en la que se puede escuchar la canción The Guests.
 A partir de los noventa, las canciones de Cohen se hacen más frecuentes en la pantalla. Así, Alan Rudolph iniciará la tendencia con Ain’t No Cure For Love (1990) para su film “Amor perseguido”. Del mismo año es “Rebelión en las ondas”, de Allan Moyle, que incluirá Everybody Knows y If It Be Your Will.
 Una visión más irónica es la que proporciona la canción I’m Your Man en la celebrada película de Nanni Moretti, “Caro diario” (1993).
 En su película “Asesinos natos” (1994), Oliver Stone incluye nada menos que tres  canciones del cantautor canadiense: Waiting For The MiracleAnthem y The Future. Inolvidable, por otra parte, resulta la escena de peep-show de la protagonista femenina de la película “Exótica” (1994) de Atom Egoyan, acompañada por la canción Everybody Knows, en la que se entremezclan el erotismo y la denuncia en una extraña pero efectiva simbiosis. 
Esta canción parece ser de la preferencia de algunos directores franceses, ya que también la utiliza Olivier Assayas en su película “El agua fría” (1994).
 El director de culto Cédric Klapisch hará sonar Suzanne en su película “Le péril jaune”, de 1996. Ese mismo año, e controvertido director del movimiento Dogma, Lars Von Trier, incluirá en una de sus mejores películas, “Rompiendo las olas”, la inevitable Suzanne. También de 1996 es “Basquiat”, de Julian Schnabel, en la que se escucha, aunque en la versión de John  Cale, el tema Hallelujah.
 Un año después, será la cineasta Marion Vernoux quien utilice la famosa Take This Waltz en su película “Amor y demás”.
 Tampoco la primera década del siglo XXI ha escapado a la fascinación de los cineastas por las canciones de Cohen. Así, podemos destacar la inclusión de los temas I’m Your Man en “El taxidermista”, de Mateo Garrone; First We Take Manhattan en “La vida de David Gale” (2003), de Alan Parker; y A Thousand Kisses Deep en “El buen ladrón” (2003), de Neil Jordan. En ese mismo año, Bernard Hébert, rueda con título homónimo, la adaptación de la novela de Leonard Cohen “El juego favorito”, en la que incluirá varias canciones: You Know Who I AmWho By FireTrue Love Leaves No TracesDress Rehearsal Rag y A Thousand Kisses Deep.
 En 2004, hemos localizado cinco películas con canciones de Cohen: By The Rivers Dark en “El último cazador”, de Nicolas Vanier; Boggie Street en “Nathalie”, de Anne Fontaine; y Suzanne  en “Una casa en el fin del mundo”,  de Michael Mayer; If it be your Hill en “No te muevas”, de Sergio Castellitto; y, por parte del cineasta alemán Wim Wenders, amigo personal de Cohen y que ya había utilizado otras canciones de Cohen en sus documentales y series para televisión, los temas The Letters y The Land Of Plenty, ésta última homóloga de la película en cuestión, “Tierra de abundancia”.
 En 2006, el film “Monkey warfare” (2006), de Reginald Harkema, incluyó en su banda sonora la canción The Old revolution.
 Por último, en 2008, destaca un thriller francés, “MR73”, dirido por Olivier Marchal y en cuya larga escena inicial podemos ver al actor Daniel Auteil conducir en la noche, bajo una incesante lluvia, mientras suena la canción Avalanche.

 También el cine español  ha utilizado, aunque de forma esporádica, algunas de las canciones de Cohen. Valgan los ejemplos de Miguel Courtois con la canción The Partisan para su película “Lobo” (2004); Manuel Huerga, que hizo lo propio con Suzanne en “Salvador (Puig Antich) (2006)”; Manuel Iborra, que hace sonar el tema Bird On The Wireen “El tiempo de la felicidad” (1997); y Roberto Santiago, que introduce el poema de García Lorca traducido y musicalizado por Cohen, Take This Waltz, en su película de 2001, “Hombres felices”."

1 Comentário:

Lia Viguria dijo...

Espectacular también su improvisado poema de agradecimiento en la recogida del merecidísimo Premio Príncipe de Asturias: homenaje a un artista y maestro desconocido. Consigo, lo inmortalizó a él también. Cariño, deuda y eterna memoria.

9 de diciembre de 2016, 15:59

Frases de cine